Hive (Hive Micro)

Actualización 19/04/2018

Comentarios cerrados para este artículo. Hay disponible una revisión actualizada de Hive Work.

No tengo por costumbre sacar revisiones de sitios en los que no haya obtenido un pago, pero hoy voy a hacer la excepción. Primero, porque llevo trabajando la página el tiempo suficiente como para saber cómo funciona, y segundo porque, honestamente, creo que va a ser un sitio que o cambia mucho, o yo voy a trabajar muy poco. Hoy voy a hablar de Hive.

Hive es una página de minitrabajos estadounidense (ver aquí los datos públicos) que se puso en marcha a finales del año pasado. Realmente no sabría cómo catalogarla, porque llamar a esto crowdsourcing me parece ofensivo. Por lo que he podido ver en Google, mi impresión es que está en la misma línea que Palabras por Dinero.

Oferta de trabajo en Hive
Oferta de trabajo en Hive

Aunque tienen previsto ampliar la oferta de trabajo, actualmente Hive sólo dispone de tareas de categorización de imágenes. Es decir: clasificar imágenes según los parámetros que te piden. Esto generalmente es algo sencillo de hacer. Yo tengo por costumbre ser sincero, y he de decir que para mí ha sido el peor trabajo que he hecho en todos los años que llevo en Internet.

Esto lo avisan ellos en su página principal. Yo tengo que recalcarlo: las imágenes que se encuentran aquí pueden llegar a ser muy duras. Sobre todo porque muchas de ellas son reales. Estamos hablando de imágenes de tortura, personas mutiladas, cadáveres destrozados… y francamente, a mí esto me ha superado. Hasta la fecha, los trabajos relacionados con pornografía llegaban a parecerme cargantes y de mal gusto, pero nunca había tenido que cerrar una página a causa de las imágenes. Y no me considero una persona ultrasensible. Aquí he llegado a celebrar que me retiren un trabajo.

Habrá quien piense: «Pues haberlo anulado y no lo habrías visto». Bueno, lo que tiene revisar una página es que tienes que ver todo lo que hay en esa página para poder contarlo después. ¡Ojo! También hay trabajos normales aptos para todos los públicos. Pero la mayor parte del material que yo he clasificado es violento (básicamente porque es eso, o no sumar).

Dicho lo anterior, que a mí no me convenza el sitio no significa que a otra persona no le pueda servir, así que una vez hecha la advertencia de rigor, paso a explicar su funcionamiento.

Cómo funciona Hive

Aunque está en inglés, Hive tiene una interfaz muy intuitiva y fácil de manejar. Al identificarte te lleva directamente a la página de trabajos disponibles. Aquí puedes configurar el modo en el que quieres trabajar.

Listado de tareas disponibles en Hive
Listado de tareas disponibles

Como ves, a la derecha aparece una columna con botones. Esto permite activar o desactivar tareas. Si activas todas, irán apareciendo aleatoriamente mientras estés trabajando. Si sólo quieres trabajar una en concreto, tendrás que desactivar todas menos esa.

Yo aconsejo activar todas porque al final del día sale más rentable. ¿Por qué? Porque no siempre hay trabajo disponible en todas las categorías, o el que hay se acaba pronto. Es más rápido activar todo y que directamente te vaya dando lo que esté disponible, que andar entrando y saliendo de las diferentes tareas. Para empezar a trabajar basta con pinchar en «Start Working». Y para finalizar el trabajo, pulsar sobre el botón «End Job» que aparecerá después.

El panel muestra las tareas disponibles que hay, aunque estés baneado permanentemente de ellas. En la imagen puedes ver un baneo temporal. Antes de expulsarte definitivamente de un trabajo te dan un par de avisos. Cada vez que te mandan a descansar te dicen en qué momento podrás reincorporarte a ese trabajo.

Test de acceso

Para acceder a un trabajo tienes que pasar el correspondiente test. Se trata de una tanda de 50 imágenes que tendrás que clasificar. Aunque falles una respuesta no pasa nada (al menos hasta ahora), ya que te dan la opción de corregirla. Las nuevas tareas las verás al final de la lista de trabajos.

Tarea pendiente de calificar
Tarea pendiente de calificar

Pinchando sobre «Apply» se abre una pantalla intermedia que da acceso al test. Como viene siendo norma, no voy a poner imágenes de los test ni de los trabajos para ahorrarme problemas después.

Básicamente, la interfaz consiste en una imagen con una serie de etiquetas debajo para que la clasifiques. En la parte izquierda están las instrucciones. Como algunas son un poco incómodas de consultar (y hasta de cargar, dependiendo del trabajo y cómo esté ese día tu conexión) yo lo que hago es copiar texto e imágenes y crear un PDF. De ese modo me es más fácil consultarlas.

Una vez pases el test, automáticamente te habilitará el trabajo en la lista de tareas. Ahí ya es cuestión tuya si activarlo o no.

Tipos de tareas

Esto depende del trabajo que les entre. Mi experiencia: las tareas normales duran poco. Por normales quiero decir eso, normales. Yo qué sé, decir de qué raza es una persona, o de qué sexo es la persona que aparece en la imagen, o qué deporte hay en la fotografía, o si un coche está fotografiado por dentro o por fuera. Tareas normales que cualquiera puede hacer sin que se le revuelva el estómago.

Luego están las imágenes pornográficas y las escabrosas. Y escabroso puede ser un cadáver literalmente reventado, o un primer plano de la aguja de un drogadicto que se está metiendo un chute de heroína, por dar dos ejemplos entre salvajadas varias. Lo he dicho más arriba: a mí este tipo de imágenes me superaron. Además, fue una sesión que andaba con tiempo y me puse serio a ver si sumaba, y después de unos cuantos cientos de masacres cerré directamente el navegador bastante rayado. De por sí no me terminaba de entrar el sitio por razones que explicaré enseguida. Después de esa tanda de trabajo me ha costado mucho volver a abrirlo.

Dejar claro que esto es simplemente mi opinión después de probar la página. Para otros puede ser maravillosa y oye, nada que objetar. Por mi parte, no puedo criticar algo que el sitio te avisa de antemano. Ahora bien, ni de coña imaginaba semejante brutalidad.

Rentabilidad

Rentabilidad

Aquí viene cuando la matan del todo: el precio de las tareas. De lo que yo he visto hasta el momento, el precio oscila entre 0.20/1000 y 2/1000. ¿Esto qué significa? Pues que dependiendo del trabajo, cobrarás 0.20$, 0.40$, 0.50$, 1$ o 2$ por cada 1.000 tareas hechas. O lo que es lo mismo: 0.0002$, 0.0004$, 0.0005$, 0.001$ o 0.002$ por tarea.

En dos ocasiones vi tareas a 4$, pero debió ser un fallo técnico porque cuando volví a abrir la página habían bajado su precio. En resumen, la tarifa viene a ser un pelín más alta que la de las páginas de captchas. Con la diferencia de que el mínimo de pago es exageradamente alto si lo comparamos con ellas. Para que quede más claro a lo que me refiero, dejo un par de capturas del estado actual de mi cuenta.

Saldo en balance

Este es el saldo que tengo acumulado ahora mismo. Y la siguiente captura es la cantidad de tareas que he hecho hasta la fecha.

Tareas realizadas

Haciendo la media, cada tarea me ha dado una ganancia de poco más de 0.0006$. Yo creo que los números están claros, cada cual que decida si le es rentable trabajar el sitio o no. Personalmente prefiero los captchas. El ratio de pago viene a ser el mismo y tengo que emplear el mismo tiempo. Pero puedo cobrar antes y mi salud mental no se resiente.

Despedida y cierre

Aunque me gusta acompañar las revisiones con una prueba de pago, en el caso de Hive mi única motivación era tacharlo de la lista de pendientes. El sitio parece que está pagando. Igualmente, como tampoco tengo ganas de regalar el dinero, seguiré entrando de vez en cuando hasta llegar al mínimo de pago. Pero ahora mismo, Hive sólo me quita un tiempo que necesito para otros sitios que me interesan más.

Independientemente del impacto del contenido, desde el principio no me gustó el ratio de pago. Cobrar 50 centavos (lo más habitual, aunque la tarea que más he hecho últimamente es de 0.40$) por categorizar 1.000 imágenes (que es algo que no se hace en diez minutos) me parece simple y llanamente un insulto. Que después de pasearme por Google puedo hacerme una idea del porqué de ese precio. Pero que lo entienda no significa que lo comparta, y menos aún que vaya a regalar mi tiempo.